La Medicina Natural y Tradicional y la Medicina Convencional no responden a paradigmas en pugna

DEBATE

 

La Medicina Natural y Tradicional y la Medicina Convencional no responden a paradigmas en pugna

 

Conventional Medicine and Natural and Traditional Medicine do not respond to conflicting paradigms

 

 

Dr. C. Francisco Rojas Ochoa, I Dr. Cs. Luis Carlos Silva Ayçaguer, II MSc. Patricia Alonso Galbán, II MSc. Félix Sansó SoberatsIII

I Escuela Nacional de Salud Pública. La Habana, Cuba.
II Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas. La Habana, Cuba.
III Centro Nacional de Cirugía por Mínimo Acceso. La Habana, Cuba.

 

 


RESUMEN

La presente contribución complementa el trabajo "Medicina Convencional y Medicina Natural y Tradicional: razones y sinrazones metodológicas", publicado por nosotros en este mismo número de la Revista Cubana de Salud Pública. La Medicina Natural y Tradicional, tal y como se desarrolla en nuestro país, exige un salto cualitativo que la ponga a tono con las demandas de ejercer la autocrítica, inherente a todo esfuerzo científico verdadero. Se reflexiona en torno a que dicha disciplina tiene un recorrido que transitar para alcanzar un desarrollo adecuado. Se fundamenta la necesidad de superar la precariedad teórico conceptual, con el fin de separarla de esoterismos y expresiones pseudocientíficas que actualmente lastran su posición en los medios académicos. Se reivindica e ilustra la importancia tanto metodológica como ética de manejar la información con el debido rigor y superar las endebleces metodológicas que suelen exhibir sus publicaciones. Fundamentamos la idea de que no existen paradigmas contradictorios que pugnen por una hegemonía conceptual y operativa. Se sostiene y justifica la convicción de que ha de prevalecer un cuerpo teórico-práctico coherente con las conquistas científicas ya conseguidas, independientemente de su origen.

Palabras clave: Medicina Natural y Tradicional, ciencia, pseudociencia, ética, salud pública.


ABSTRACT

This is the second part of the article "Conventional Medicine, and Natural and Traditional Medicine: reasons and unreasons" published in this same issue of Revista Cubana de Salud Pública. This discipline, as it is developed in our country, requires a qualitative leap to be in tune with the demands for self-criticism inherent to every true scientific effort. Reflections were also made about the road that the Natural and Traditional Medicine must go in order to reach an adequate level of development. It is necessary to overcome the existing conceptual and theoretical scarcities to separate this discipline from esoteric elements and pseudoscientific expressions which affect its position in the academic circles. The ethical and methodological importance of handling information with due rigor and of overcoming methodological weaknesses in their publication were illustrated and underlined. The idea of non-existence of contradictory paradigms striving for conceptual hegemony was substantiated. This paper finally justified and supported the conviction that a coherent body of theories and practices in line with the already known accomplishments must prevail, regardless of their origin.

Keywords: Natural and Traditional Medicine, science, pseudoscience, ethics, public health.


 

 

INTRODUCCIÓN

Hace unos meses, la Revista Cubana de Salud Pública publicó un artículo en el cual exponíamos diversos puntos susceptibles de debate en relación con la Medicina Natural y Tradicional (MNT).1 El Dr. Jorge García Salman se acogió a nuestro llamado por considerar pertinente introducir elementos a su juicio esclarecedores para el personal sanitario y ha respondido con la contribución titulada "Consideraciones sobre la Medicina Natural y Tradicional, el método científico y el sistema de salud cubano", que ha sido incluida en el presente número.a

Por nuestra parte, hemos considerado oportuno seguir intercambiando ideas al respecto mediante dos artículos complementarios, acogidos ambos en el presente número de esta revista. El primero, titulado "Medicina Convencional y Medicina Natural y Tradicional: razones y sinrazones metodológicas", se concentró en aspectos relacionados con los métodos para la producción de conocimientos. Esta segunda es de aliento más conceptual y procura, fundamentalmente, fijar posiciones sobre el marco teórico y el desempeño operativo actual de la MNT en Cuba. Esperamos así contribuir al propósito de que esta disciplina se ubique en un marco de racionalidad y rigor, algo que consideramos a la vez necesario y factible.



LA LÓGICA DEL MERCADO Y LA DEFENSA DE LA MNT

En el artículo del doctor Jorge García Salman se señala que "La descalificación abierta o solapada hacia al menos algunas modalidades de las medicinas complementarias y alternativas ha sido denunciada como campaña" y cita que quienes hacen dichas denuncias atribuyen tales descalificaciones a dos posibles factores.

El primero es "la disparidad entre los presupuestos teórico conceptuales de esas modalidades, que no concuerdan con la llamada ciencia constituida, y cierta incapacidad procesal para rebasar los criterios de eficacia de la Medicina Basada en la Evidencia (MBE)". Vale la pena detenerse en ello. En efecto, algunas críticas a ciertas modalidades de la MNT parten de la inconsistencia con la ciencia que padecen. Los llamados "presupuestos teórico-conceptuales" de aquellas modalidades terapéuticas más frecuentemente objetadas se oponen de manera frontal a la herencia científica de la humanidad, de modo que las descalificaciones son bastante naturales y poco o nada tienen que ver con posibles campañas. Por ejemplo, la creencia de que, haciendo pendular un adminículo sobre la foto de un sujeto, pueden determinarse sus anomalías bioquímicas,2 choca frontalmente con las leyes básicas de la física. Análogamente, como recordábamos en nuestro artículo original,1 el fundamento "teórico conceptual" que dio el creador de la terapia floral, el Dr. Edward Bach, se redujo a testimoniar3 que esta doctrina le había sido directamente revelada por parte de Dios de modo que constituía un pecado ponerla en duda o usar criterios científicos para valorarla. No se trata entonces solo de que algunas modalidades "no rebasan los criterios elementales de eficacia que demanda la MBE" sino de que no superan siquiera los de la racionalidad y el sentido común.

El segundo factor explicativo de las descalificaciones estaría en que esta campaña encubre los intereses de las transnacionales farmacéuticas y oculta la falta de evidencia de prácticas terapéuticas de la medicina convencional. Tales intereses pueden sin duda estar presentes, aunque afortunadamente no es el caso de Cuba. Se trata de un fenómeno determinado por las reglas del mercado, cuyo carácter inmoral ha sido varias veces denunciado en la Revista Cubana de SaLud Pública.4

En la medida que responde a la lógica ciega de los réditos, alcanza por igual a los productores de fármacos "convencionales", y a los laboratorios que comercializan medicinas "complementarias y alternativas". Por ejemplo, la megaempresa GlaxoSmithKline (GSK) se vio recientemente envuelta en un escándalo de este tipo, relacionado con el fármaco antidiabético Avandia, el cual fue pormenorizadamente examinado en la Revista Cubana de SaLud Pública.5 Y la transnacional de productos homeopáticos Boiron fue denunciada por sus deshonrosas tácticas de amedrentamiento contra los críticos de la homeopatía6 y, más recientemente, fue encausada por desplegar publicidad engañosa y proclamar virtudes curativas no demostradas de sus productosb, a resultas de lo cual fue obligada en 2012 a indemnizar millonariamente a quienes padecieron la estafa.7

Un ejemplo adicional que ilustra que la explicación de las críticas puede estar muy lejos de campañas movidas por intereses monopólicos, se vincula al encargo que el Congreso de España hiciera en 2007 al Ministerio de Sanidad de estudiar la situación de las llamadas terapias alternativas o naturales en ese país. Cuatro años más tarde, luego de un análisis de 139 procedimientos de este tipo, los expertos convocados por el ministerio hicieron público su informe. La acupuntura resultó ser la menos criticada, mientras que el masaje, la quiropraxia y la manipulación espinal se consideraron "posiblemente beneficiosos para determinados pacientes". La homeopatía, sin embargo, fue considerada indistinguible de un placebo para las dolencias para las que suele recomendarse en ese país: gripe y otras infecciones, cáncer y efectos adversos de la quimioterapia, osteoartritis, inducción al parto, asma, demencia, depresión y cólico del lactante.8

Un área en la que la MNT hace muy valiosos aportes es la fitosanitaria. Las ideas sobre la eficacia de las plantas medicinales se nutre de la sabiduría secular de los pueblos pero también del examen riguroso de sus propiedades,9 tanto de las benéficas como de las dañinas. Cuando se realiza una advertencia tal como que la quinta parte de las hierbas recetadas entre 2002 y 2011,10 tuvieron efectos adversos, lejos de descalificar a este recurso, contribuye a acrisolar su aplicación. Paralelamente, las críticas a modalidades tales como la terapia piramidal,11 la iridología,12 o la radiestesia,13 por mencionar solo tres expresiones de la pseudociencia que se cultivan en el país, nada tienen que ver con intereses comerciales de quienes las realizan, y su ensalzamiento debería ser enfáticamente rechazado por los cultores de cualquier corriente médica.

Los esfuerzos por poner en su justo lugar a los recursos de la MNT, sin restarle méritos pero sin cohonestar aquellas expectativas que pudiera generar sin el debido respaldo teórico práctico, no pueden atribuirse a la existencia de "campañas abiertas o solapadas" o a dictaduras metodológicas.



LAS POBREZAS Y ENDEBLECES DE LA MNT EN LA ACTUALIDAD CUBANA


Motivos para la alarma

Para comprender mejor las razones que nos producen desasosiego, basta repasar algunos rasgos del libro publicado en el país con el título Salud Ecológica,2 avalado por las autoridades de la MNT y promocionado por nuestra prensa, incluso años después de su aparición.14 Entre muchos otros, los pasajes que se comentan a continuación resultan elocuentes. Juzgue el lector por sí mismo:

CREACIONISMO. Antes de las extensas reflexiones puramente religiosas y las admoniciones que se nos hacen según raseros evangélicos (páginas 94-97), se reivindica reiteradamente la anticientífica teoría del creacio-nismo. Las alusiones al "momento de la creación" y a "cada producto de la creación" (página 29), a "la creación del género humano" (página 49) y a "los seres humanos como expresión más acabada de la creación" (página 66), entre otras, da cuenta de dicha posición. Tales alusiones se escribieron exactamente en el momento que se desarrollaba el debate nacional en EE. UU. sobre la naturaleza ilegal de enseñar el creacionismo como alternativa al darwinismo en las escuelas norteamericanas, impulsada por George Bush (hijo). Cabe recordar que, tras ese enconado proceso, prevaleció la prohibición legal de ofrecer a los niños norteamericanos una teoría diferente a la expuesta por Charles Darwin hace más un siglo, y según la cual la naturaleza no es el resultado de creación alguna a través de ningún acto, sino el resultado de un proceso evolutivo que duró millones de años.

TELERADIESTESIA. El libro despliega una insólita exaltación del empleo de péndulos para el diagnóstico. Se llega incluso a afirmar algo propio de la magia: la eficacia del péndulo es especialmente alta cuando quien opera este artefacto está distante del sujeto diagnosticado. En la página 32 se lee textualmente:

Siempre ha sido muy interesante un procedimiento o disciplina que se conoce en la actualidad con el nombre de radiestesia…. La técnica de radiestesia se utiliza desde ha ce miles de años por muchos pueblos, y usan el péndulo o varillas flexibles de madera o metal para la búsqueda de agua, minerales u objetos perdidos… Estos planteamientos parecen ser muy válidos, principalmente cuando se utiliza la teleradiestesia, o sea, radiestesia a distancia. También se puede emplear para el diagnóstico médico; con el péndulo sobre una fotografía o sobre el diagrama de una figura humana, se pueden conocer las afecciones orgánicas, emocionales, bioquímicas o energéticas que presenta esa persona, con muy poco margen de error, si se posee el entrenamiento y los conocimientos convenientes. (Subrayado de los autores).


NIGROMANCIA Y ASTROLOGÍA. La astrología no está ausente en esta madeja de despropósitos. El libro glorifica concepciones medievales de hondo calado místico, tales como las atribuidas a Hermes Trimegisto, a quien se considera creador de la llamada Hermética, doctrina vertebrada en torno a la astrología, la nigromancia, la alquimia y la cábala. Este personaje es citado con admiración hasta el punto de que se le reputa (página 27) como un "gran sabio". Más adelante (página 30), pueden leerse fragmentos típicos de la jerga astral (tan obtusos como incomprensibles) del siguiente tenor: "como existen hombres que por su relación con los astros son Sagitario o Serpiente, Escorpión o Conejo, por su nivel de concentración de los oligoelementos que lo conforman, serán hombres-ajos, hombres-calabazas u hombres-eucaliptus."

CURACIÓN CUÁNTICA Y ESOTERISMO. Pasando por alto las extensas reflexiones puramente religiosas y las admoniciones que se nos hacen según raseros evangélicos (páginas 94-97), cabe reparar en la valoración encomiástica que despliegan estos autores hacia Deepak Chopra y la llamada "curación cuántica" (página 116). Este médico y astrólogo norteamericano de origen hindú es un adalid del llamado misticismo cuántico. Chopra se ha enriquecido con la autoría de unos 70 libros signados por un idealismo ramplón y por su contenido esotéricoc. El gobierno de George Bush (hijo) promovió que la reaccionaria doctrina del "diseño inteligente" del universo supliera al darwinismo en las escuelas norteamericanas. Chopra alcanzó notoriedad adicional cuando se adhirió explícitamente a esta propuesta.

PIRÁMIDES Y OTRAS IDEAS PSEUDOCIENTÍFICAS. Según este libro, las pirámides huecas son a la vez un refrigerador (permiten conservar vegetales, leche, carne y frutas), un aparato afilador de cuchillos, un remedio analgésico y antinflamatorio, y un receptáculo que garantiza una meditación más efectiva (página 119). Este desvarío figura en el mismo tramo del libro donde se encomian otros desatinos. Así, se nos ilustra acerca del rei-ki y la imposición de manos como recursos que permiten "canalizar energías curativas", sobre las propiedades terapéuticas del "agua magnetizada"d, así como sobre la homeopatía y la terapia floral.

El problema realmente serio es que no se trata de un texto aislado, debido a unos colegas ensimismados dentro de un laberinto místico, sino de un libro conceptuado en su prólogo, a cargo de un directivo de la MNT, como un material que "constituye un significativo aporte al empeño por el desarrollo de la práctica médica integradora en la atención al paciente". La prologuista adiciona que se trata de un texto "muy oportuno" y "de importancia vital", que está llamado a "llenar un vacío en los conocimientos y la cultura general de un grupo creciente de personas". Por otra parte, a continuación del prólogo, aparecen varias opiniones a cargo de respectivos profesionales, en su mayoría cultores de la MNT, las cuales conforman un macizo posicionamiento laudatorio, que no incluye ni una sola duda, ni reparo alguno. Según esos avales, es un libro "edificante", que "constituye un material didáctico de gran importancia" y posee un "elevado rigor científico", a la vez que brinda un conocimiento con basamento tan sólido que pocos materiales de medicina natural consiguen ostentar.


La penuria teórico conceptual traza un camino por recorrer

La precariedad teórica que padece la MNT en Cuba se manifiesta en la proliferación de propuestas descabelladas que se realizan en su nombre, de las cuales es a su vez parcialmente responsable. A nuestro juicio, urge enmendar esta seria limitación. Si se contara con un marco teórico coherente y sólido, algo que consideramos perfectamente posible, no asistiríamos a afirmaciones tales como que "Se pueden curar con Homeopatía y Medicina Tradicional China todas las dolencias del ser humano"15 ni a la creación, comercialización y promoción de un fármaco homeopático etiquetado como PrevengHo al que se atribuye capacidad para prevenir cualquier dolencia.16 Tampoco existirían libros como Salud Ecológica, ni veríamos contribuciones en los congresose donde se da cuenta de las virtudes de entelequias como la energía piramidal.

Pero examinemos algunos asuntos más esenciales, tales como la propia conceptualización sobre qué ha de entenderse por Medicina Natural y Tradicional. Si bien existen algunos esfuerzos serios por cubrir esta laguna,17 ellos coexisten pacíficamente con perspectivas desconcertantes. Por ejemplo, en un libro reciente sobre MNT aplicada a la estomatología18 se atribuye a la OMS, sin la debida acotación bibliográfica, una caracterización falsa. El texto afirma:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la Medicina Tradicional y Natural (MTN) como el conjunto de prácticas o medicamentos, susceptibles de explicación o no, que se utilizan para prevenir, diagnosticar o aliviar desequilibrios físicos y mentales".

Según esta definición, absolutamente cualquier procedimiento que se emplee en materia de salud, integraría la MNT, desde la estreptoquinasa recombinante hasta el tarot, desde un trasplante renal hasta la cromoterapia. Pero más allá de la falta de rigor en el manejo del concepto y de la referencia (la verdadera alude a "procedimientos basados en las teorías, las creencias y las experiencias indígenas"19), la inclusión de una práctica o un medicamento "no susceptible de explicación" como posible integrante del conjunto de recursos de la MNT es algo que no prestigia a esta disciplina. Nótese que no se trata de admitir siquiera la bondad de un procedimiento aún inexplicado, sino también de algo que sea inexplicable. De modo que si alguien afirmara que puede diagnosticar mediante recursos cartománticos, tal modus operandi ha de considerarse parte de la MNT ya que, según esta definición, basta con que se utilice, aunque no tenga explicación ni sea susceptible de alcanzarla jamás.

En el sitio de MNT ubicado en el portal Infomedf se dice, en cambio, que "La Medicina Natural y Tradicional incluye un conjunto de modalidades, técnicas o procedimientos preventivos, diagnósticos, terapéuticos y rehabilitadores, validados científicamente, por la tradición y por investigaciones, que están integrados al Sistema Nacional de Salud". Como no se informa lo que es sino lo que incluye, se sigue echando en falta una definición, necesaria para poder establecer lo que excluye. No es un detalle inesencial ya que, a nuestro juicio, la alusión a la "tradición" como un elemento que, junto con las investigaciones, puede validar una actuación sanitaria, es errónea. La tradición puede ser una fuente para la elaboración de hipótesis y hasta una justificación en determinados contextos para ciertas actuaciones sanitarias, pero no tiene capacidad validadora, ni siquiera parcial. Las invocaciones a San Lázaro tienen una gran tradición en nuestra sociedad, pero esta no agrega el más mínimo respaldo a su posible validación como recurso terapéutico.


La renuncia a la autocrítica y a la crítica mutua

El elemento más importante que distingue al pensamiento científico de las restantes expresiones intelectuales consiste en su vocación autocrítica. Y ahí reside la principal limitación que afronta la MNT en Cuba, disciplina donde el espíritu autocorrector parece no existir. Errores siempre se cometerán en cualquier materia y en cualquier proceso de la ciencia. Esta no progresa por ser infalible sino por ser autocrítica. Promete mucho menos que los iluminados que se conducen como dueños de la verdad, pero consigue mucho más, porque la duda acerca de sus propios logros le es consubstancial.

En términos generales, los cultores de las medicinas alternativas tienen una larga tradición de atrincherarse en sus convicciones,20 de no buscar las fisuras de sus representaciones, ni mucho menos comunicar sus fracasos. Los hechos tangibles muestran que, por lo general, los seguidores de la MNT en Cuba mantienen fielmente esa tradición. No conocemos de ningún pronunciamiento realizado por ellos, ni siquiera aislado, contra la pseudociencia médica en Cuba (como si la piramidoterapia, la cromoterapia o la radiestesia médica no consintieran ni la más mínima sospecha de serlo), ningún artículo o libro científico que critique a otro artículo o libro sobre la materia (a pesar de existir sobrados motivos para hacerlo), ni una sola reclamación ante la irresponsabilidad de la prensa que publicita falsas panaceas; tampoco hemos identificado reacción pública alguna contra misticismos o desvaríos como los que aquí hemos documentado.

Para ilustrar esta idea, en lugar de apelar al largo inventario de ejemplos que pudieran exponerse, concentrémonos en una sola modalidad. Repárese en las publicaciones cubanas asociadas con la terapia floral.21-35 Todos ellos reclaman haber probado las virtudes de la terapia floral. En ninguno de esos 15 estudios se empleó, sin embargo, un grupo de control.

Consecuentemente, sus resultados, son tan convincentes como pudiera serlo el testimonio de un porcentaje de personas que, tras haber rogado por su curación a una divinidad, afirmen haber mejorado de sus dolencias. Esto contrasta con la abrumadora masa de evidencias que, con el debido rigor, arriba a conclusiones contrarias36-40 y, muy especialmente, con la magnífica revisión sistemática recientemente publicada por una revista especializada en medicina complementaria y alternativa.41 Los valedores de la terapia floral, sin embargo, no parecen inclinados a incorporar estos resultados dentro de sus análisis, ya que salvo rarísimas excepciones -y ninguno de los ejemplos mencionados lo hace-, ni siquiera las menciona.

La pseudociencia no es un invento ni un derivado de campaña alguna. En general, los especialistas cubanos en MNT se conducen como si no existiera, o como si no hubiera que combatirla. Pero siempre ha existido y tiene rasgos bien definidos. Quizás la definición más sintética fue la que hizo el premio Nobel Murray Gell Mann: "La pseudociencia es la disociación entre la creencia y la evidencia" y uno de sus indicadores clásicos es que primero aparecen las "conclusiones" y luego se piensa en los "experimentos" que pudieran convalidarlas. El ejemplo del remedio homeopático Vidatox® 30 CH encarna exactamente este contrasentido. Como si fuera un mero detalle temporal, se proclaman las virtudes del medicamento y se pone incluso a la venta, sobre la base de que unos años más adelante se demostrará mediante ensayos clínicos que es eficaz. En el sitio Web de la empresa Labiofam se informa que "El uso de Vidatox 30 CH evita los síntomas indeseables que provocan los citostáticos y las radiaciones a las que son sometidos los pacientes con cáncer."g Esta afirmación se halla entre las que esperan por estudios que la demuestren. Si se consiguiera probar que el Vidatox elimina los gravísimos efectos adversos que producen los citostáticos y las radiaciones empleados para frenar la proliferación celular, tal descubrimiento sería espectacular, ya que, según esta información, ni siquiera se trata de que mitiga uno de los efectos más traumáticos de la medicina contemporánea sino de que los evita.

En el propio artículo que nos ocupa se observa este patrón que evade la autocrítica por parte de los colegas insertos en el ambiente de la MNT. Puesto que el Dr. García Salman no alude a las modalidades y conductas que en nuestro trabajo original1 fueron calificadas como pseudocientíficas, damos por sentado que comparte tal opinión; pero por eso mismo echamos en falta un pronunciamiento explícito de alarma al respecto.

El discurso actual de la MNT, desprovisto de dudas, es remiso incluso a enfrentar las valoraciones que levantan cargos éticos.42-44 La imagen de ser una disciplina en cuyo seno no se duda, no exhibe fisuras visibles. "En las ciencias la duda es preferible a la firme creencia en dogmas", recuerda Mario Bunge.45 Este mundo idílico parece no comprender que "la ciencia es un sistema organizado para el refinamiento del escepticismo, en lugar de un repositorio de certezas", como señalaba recientemente Robert May, último presidente de la Royal Society del Reino Unido y destacado profesor de la Universidad de Oxford.46

Mientras se mantengan dentro de ese polígono autorreferencial, los defensores de tales procedimientos podrán captar nuevos adeptos entre profesionales de limitado recorrido científico, pero tendrán reducida respetabilidad o credibilidad científicas en el mundo académico. Prestar la máxima atención a la MNT también significa conseguir que su desarrollo tenga el mayor vuelo teórico y práctico posible.


Desdén hacia el rigor

Un problema serio de que adolecen los mensajes producidos por los profesionales cubanos de la MNT es la falta de rigor en el manejo de la información. Parecería que en ocasiones se incurre en una especie de amnesia selectiva; en otras, se aprecia una marcada ignorancia acerca de cómo se manejan las citas. Veamos algunos ejemplos:

1. En el libro arriba citado sobre métodos naturales en estomatología, leemos18: "Desde su descubrimiento hasta el presente, los remedios florales se han difundido por el mundo a espaldas de la medicina académica. A partir de 1976 se reconoce esta terapia por la Organización Mundial de la Salud." La aparición del mito de que la OMS "reconoció" a la terapia floral desde 1976 no es una pifia aislada, sino una falta de rigor sistematizada. Se repite una y otra vez sin ocuparse de refrendarlo con una cita. Una buena parte de los trabajos publicados en Cuba sobre el tema reproducen esta impostura con idéntica superficialidad.2,22,26,29-31,47-50

Aparentemente, los autores de esta docena de trabajos ignoran que las afirmaciones de este tipo hay que respaldarlas con una referencia concreta (en este caso, algún documento oficial de la OMS), aunque ello está en el abc de la comunicación científica. En este caso, difícilmente podrán ofrecerla, pues no hay indicio alguno de que tal reconocimiento exista: en el material de la OMS destinado a trazar una estrategia sobre medicina tradicional,51 ni siquiera se menciona la existencia de la terapia floral.

2. Las cifras aportadas durante 2011 y 2012 por los especialistas de Labiofam sobre el número de pacientes tratados usando Vidatox®30CH "con resultados extraordinarios", varían de manera caótica. Algunas de ellas son: 10 mil,52 65 mil,53 100 mil54 y 250 mil.55 La falta de seriedad implícita en estas notables inconsistencias habla por sí misma de la falta de rigor de los promotores de este preparado homeopático.

3. Como un mérito distintivo de la MNT, el doctor García Salman comunica la idea de que "las intervenciones en MNT rara vez emplean una sola modalidad o recurso terapéutico, debido al interés por potenciar las posibilidades de sanación del paciente, a la búsqueda de efectos sinérgicos y a la baja presentación de interacciones medicamentosas". Como ocurre en toda la medicina, en el ámbito de la MNT el empleo de una sola modalidad o recurso para una dolencia específica dista de ocurrir raras veces; en realidad se convoca constantemente a hacerlo. No se debe confundir un presupuesto o deseo genérico con la realidad objetiva, que en el caso de Cuba es muy rica en ejemplos. Basta revisar la literatura citada en este propio trabajo.21-29,32,35,49,50,56,57

Por si quedara alguna duda, procede reparar en el enfrentamiento a las epidemias con intervenciones terapéuticas. Este exige, por definición, el empleo de un recurso puntual que no varía entre un individuo y otro. Numerosas veces se han proclamado presuntas soluciones para este tipo de contingencias a través de procedimientos de la MNT. Por ejemplo, solo en el caso de la homeopatía, se ha exaltado su empleo para los brotes epidémicos de sarna y varicela,56 dengue,58 escabiosis, pediculosis y hepatitis,59 leptospirosis e influenza,60 y polineuropatía.61

4. Lamentablemente solemos chocar con afirmaciones carentes de objetividad. En el trabajo se dice, por poner otro ejemplo, que "Los sistemas médicos tradicionales actuales… basan la práctica médica en un abordaje integral a cada persona enferma, caracterizado por un procedimiento diagnóstico exhaustivo". Que el abordaje de cada persona se caracterice por "un procedimiento diagnóstico exhaustivo" es simplemente falso. Muchos de estos recursos prescinden (e incluso se jactan de no necesitarlos, como ocurre con la iridología o la homeopatía), de los análisis bioquímicos, radiográficos, bacteriológicos, electroencefalográficos, parasitológicos e histopatológicos, entre muchos otros poderosos sistemas desarrollados en los últimos decenios para conseguir un diagnóstico adecuado. A la luz de esta realidad, el juicio emitido por García Salman de que aquellos profesionales con formación en MNT están "mejor preparados para enfrentar los problemas contemporáneos de salud" que aquellos que no la tienen, resulta sumamente discutible.

5. Es imposible aceptar la afirmación de que la medicina natural ha estado "siempre" apartada de la magia y la superstición. En el artículo se escribe:

Heredera de la escuela hipocrática, lejos siempre de magias y supersticiones, la medicina natural se ha basado a lo largo de la historia en el reconocimiento del ser humano como una totalidad, modulado o influido por cambios inducidos en el estilo de vida.


Tal exoneración desconoce la realidad. La mayoría de los procederes inspirados en culturas ancestrales, de los que la acupuntura quizás sea el más extendido, están hondamente imbricados en el pensamiento propio de la época en que surgieron, conformado en la etapa precientífica de la humanidad. Nociones a las que con frecuencia se alude, tales como desbalances, armonías, energías y vibraciones que jamás nadie ha medido y cuya existencia no se ha demostrado -ni directa ni indirectamente-, son típicas especulaciones de ese tipo de pensamiento, y tienen tanto valor como el testimonio de alguien que proclame poseer un unicornio que nadie ha visto. La invocación implícita o explícita del pensamiento mágico religioso, está muy extendida en nuestro propio ámbito, como pone sobradamente de manifiesto el libro Salud Ecológica arriba comentado, así como el origen directamente religioso de las "flores de Bach" y los elementos místicos presentes en el de la homeopatía.62 Desde luego, tal base mágico religiosa no es coherente con un presupuesto medular de la "ciencia constituida" y, quiérase o no, contribuye al descrédito de cualquier sistema que la acoja como algo científicamente legítimo.



LA REALIDAD NO PUEDE SER PARCELADA

En el artículo del doctor García Salman se asevera que:

La MNT es la expresión en Cuba de sistemas médicos tradicionales y terapias que emplean productos naturales o que inducen la compensación endógena de las dolencias humanas, con un abordaje holístico y una concepción del mundo sistémica, tan basada en las ciencias contemporáneas como la Biomedicina, que tiene un abordaje reduccionista y una concepción del mundo simplificada. Ambos abordajes son complementarios y válidos en sus respectivos dominios de la realidad.


Con "un abordaje reduccionista y una concepción del mundo simplificada", no hubiéramos asistido a las prodigiosas conquistas de la salud pública, con las que se ha conseguido -por poner un solo ejemplo- duplicar la esperanza de vida en tan solo un siglo, algo de lo que fue incapaz, durante milenios, toda la ciencia médica precedente. Sin embargo, la biomedicina es objeto de esta acusación, implícita o explícitamente reiterada en el artículo del doctor García Salman. No consideramos ni que haya sido fundamentada, ni que pueda serlo. Por otra parte, la segregación según la cual lo general lo aporta la MNT y lo particular, la medicina convencional es absurda: la contradicción dialéctica de lo general y lo particular estará siempre presente en cualquier esfuerzo científico que procure ser fructuoso, independientemente del ámbito en que se inscriba.

La Ciencia Médica no debe concebirse como un sistema conformado por enfoques complementarios que han de coexistir, sino como un todo. Discrepamos igualmente con que haya "dominios de la realidad" susceptibles de ser repartidos para una y otra modalidad. La realidad es también un todo único. El concepto de "medicina integrativa" es redundante. A nuestro juicio, basta con exigir que la medicina efectivamente incorpore todo el conocimiento científico disponible, independientemente de su procedencia.

Reconocemos como válido y serio el esfuerzo del Dr. García Salman por dotar a la MNT de un marco conceptual culto y coherente. Nuevamente, concordamos con él en que "el método científico no está reñido con la presencia ni con la pertinencia de la MNT en nuestro sistema de salud". Con lo que está reñido es con muchas de sus expresiones. El abordaje de la MNT como concepto, es válido; la forma en que suele concretarse, no. Compartimos por entero su afirmación de que "la MNT no es equivalente a un conglomerado de modalidades terapéuticas diversas ajenas a la medicina científica", pero desafortunadamente abarca muchas propuestas pueriles y pseudocientíficas que nada tienen que ver con ella. Los ejemplos concretos que hemos mencionado en este trabajo ilustran tangiblemente no solo el desdén hacia métodos de probada eficacia, sino también la existencia de importantes zonas en que la MNT se divorcia de la autocrítica, del sentido común, de la objetividad, e incluso, de la verdad y de la ética.

El artículo del Dr. Jorge García Salman nos posiciona dentro de uno de los paradigmas que, en sus palabras, "pugnan por resaltar la validez de sus argumentos" y reivindica "la necesidad de superar una etapa de hegemonía teórico-metodológica de la Biomedicina dentro del resto de la Medicina, y de al mismo tiempo darle el lugar que les corresponde a otras concepciones". La presente contribución nos da la oportunidad de dejar claramente expresado que no nos reconocemos en ese papel. No tenemos ninguna posición a priori sobre estos temas, ni defendemos la hegemonía de paradigma alguno; somos críticos con todo aquello que consideremos inapropiado, venga del ámbito que venga.

Nuestro único compromiso es con la racionalidad y el rigor, contra cualquier forma de superchería en la práctica médica que genere falsas esperanzas de curación de las personas y pueda privar, demorar o entorpecer la aplicación de tratamientos de probada eficacia. Nos oponemos al manejo espurio y selectivo de la información para acomodar la interpretación de la realidad a los deseos o los intereses de quienes la emplean. Es por todo ello que somos tan refractarios a las conductas fraudulentas de la farmaindustria como a la pseudociencia.

Tenemos la esperanza de que la presente contribución haya sido suficientemente expresiva de las motivaciones y propósitos que nos movilizan, que no son otros que el desarrollo de acciones llamadas a colocar a la MNT en el lugar científicamente destacado que le corresponde.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Rojas Ochoa F, Silva Ayçaguer LC, Sansó Soberats F, Alonso Galbán P. El debate sobre la Medicina Natural y Tradicional y sus implicaciones para la salud pública. Rev Cubana Salud Pública. 2013 [citado 02 Abr 2013];39(1):107-23. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662013000100010&lng=es

2. Ávila Guethón J, Fonte González P. Salud Ecológica. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2004 [citado 02 Abr 2013]. Disponible en: http://www.bvs.sld.cu/libros_texto/salud_ecologica/indice_p.html

3. Bach E. Los remedios florales. Escritos y Conferencias. Dr. Edward Bach. (1932/1993). Madrid: Editorial Edaf; 1993.

4. Forcades i Vila T. La medicalización de los problemas sociales. Rev Cubana Salud Pública. 2012 [citado 05 Abr 2013];38(Supl 5):803-9. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662012000500013&lng=es

5. Silva Ayçaguer LC. La industria farmacéutica y los obstáculos para el flujo oportuno de información: consecuencias para la salud pública. Rev Cubana de Salud Pública. 2011 [citado 05 Abr 2013];3(Supl 5):631-43. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662011000500012&lng=es

6. Turone F. Homoeopathy multinational Boiron threatens amateur Italian blogger. BMJ. 2011 [citado 06 Abr 2013];343:d5197. Disponible en: http://www.bmj.com/content/343/bmj.d5197

7. Goldberg K. Boiron desembolsa 12 millones de dólares para detener los juicios por publicidad engañosa. Portal jurídico 360. Nueva York: Portal; 2012 [citado 07 Abr 2013]. Disponible en: http://www.law360.com/health/articles/316955/boiron-to-pay-up-to-12m-to -end-false-advertising-suits

8. Rincón R. Sanidad concluye que el principal efecto de la homeopatía es placebo. Periódico El País (España); 19 de diciembre de 2011 [citado 07 Abr 2013]. Disponible en: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/12 /19/actualidad/1324325626_211066.html

9. Silva Ayçaguer LC. Ciencia y pseudociencia: una distinción crucial. Rev Cubana Invest Bioméd. 1997 [citado 10 Abr 2013];16(2):78-82. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864 -03001997000200001&lng=es

10. Sakurai M. Herbal dangers. Nature. 2011 [citado 10 Abr 2013];480 (22):97. Disponible en: http://www.nature.com/nature/journal/v480 /n7378_supp/full/480S97a.html

11. Silva Ayçaguer LC. Sobre la existencia del llamado «efecto piramidal». Una propuesta experimental. Rev Cubana Física. 2008 [citado5 Abr 2013];25:28-33. Disponible en: http://www.fisica.uh.cu/biblioteca/revcubfi /2008/vol25-No.1/RCF-2501-2008-p28.pdf

12. Ernst EE. Iridology: Not Useful and Potentially Harmful. Arch Ophthalmol. 2000 [citado 5 Abr 2013];118(1):120-1. Disponible en: http://archopht.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=412789

13. Silva Ayçaguer LC. Los laberintos de la investigación biomédica. En defensa de la racionalidad de la ciencia del siglo XXI. Madrid: Díaz de Santos; 2009.

14. Milián E. Nuevo libro de medicina tradicional en red de bibliotecas cubanas. Periódico Juventud Rebelde (Cuba). 6 de abril de 2009.

15. Abreu F. Medicina Natural Tradicional y Alternativa: una aproximación desde nuestra ciencia. Debate sobre MNT. Revista Juventud Técnica. 2012 [citado 6 Abr 2013]. Disponible en http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios /revsalud/3._medicina_natural_tradicional_y_alternativa_una_aproximacion -_una_aproximacion_desde_nuestra_ciencia_—_dr._felipe_abreu.pdf

16. Frutos J. Nueva línea de productos homeopáticos. La Habana: Periódico Trabajadores (Cuba). 17 de marzo 2013 [citado 5 Abr 2013]. Disponible en: http://www.trabajadores.cu/news/20130317/2515628-nueva -linea-de-productos-homeopaticos

17. García JD. Reflexiones alrededor de un concepto. 2012 [citado 5 Abr 2013] Disponible en: http://files.sld.cu/mednat/files/2011/12/reflexiones -alrededor-de-un-concepto1.pdf

18. Hernández Falcón L, García Rodríguez I, Garay Crespo MI. Manual de terapias naturales en estomatología. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2011[citado 5 Abr 2013]. Disponible en: http://www.bvs.sld.cu/libros/manual_terapias/indice_p.htm

19. Organización Mundial de la Salud. Pautas generales para las metodologías de investigación y evaluación de la medicina tradicional. Ginebra: OMS; 2002.

20. Park RL. Ciencia o vudú. De la ingenuidad al fraude científico. Barcelona: Grijalbo Mondadori; 2001.

21. Cruz Torres M, Quintero García JA, Fong Hernández E. Aplicación de la terapia floral de bach en niños con manifestaciones de temor y miedo. MEDISAN. 2002 [citado 5 Abr 2013];6(2):12-7. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol16_2_02/san03202.htm

22. Pérez Callejas NC, Rabí O' Relly A, Pérez Torres A, Torres Delgado Y. Terapia floral de Bach: Una alternativa terapéutica muy utilizada en Pediatría. MediCiego. 2009 [citado 5 Abr 2013];10(2). Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/mciego/vol10_02_04/revisiones/r10_v10_0204.htm

23. Padilla Docal B, Jay Mengana LM, García Elena N, Dorta Contreras AJ. Andropausia y terapia floral. Rev Cubana Plant Med. 2007 [citado 5 Abr 2013];12(3). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1028-47962007000300003&lng=es

24. Sánchez Hernández V, Sánchez Hernández T, Perdomo Delgado J. Utilización de la terapia floral de Bach según patrón transpersonal en las dermatitis de causa externa. Rev Med Electrón. 2009 [citado 5 Abr 2013];31(3). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1684-18242009000300003&lng=es

25. Landin Mesa Y, Noda García TI. Terapia floral en síntomas climatéricos. Rev Cubana Obstet Ginecol. 2002 [citado 7 Abr 2013];28(2). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0138-600X2002000200009&lng=es

26. Pérez Calleja N, Pérez Jiménez Y, Alejo Batista Y. Utilización de la terapia floral de Bach en la dermatitis externa. Mediciego. 2004 [citado 5 Abr 2013];10 supl. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/mciego/vol10_supl2_04/articulos/a3_v10_supl204.htm

27. Contrera Vega N, Cedeño Rodríguez E, Vázquez Sánchez M. Efectividad de la terapia floral de Bach en pacientes con alcoholismo crónico. Medisan. 2012 [citado 5 Abr 2013];16(4):519-25. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1029-30192012000400005&lng=es

28. García Milanés M, Corona Carpio MH, Martínez Ramos MR, Medina Magluen C. Comportamiento clínico del miedo infantil al estomatólogo con tratamiento de flores de Bach. Rev Cubana Estomatol. 2007 [citado 5 Abr 2013];44(3). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-75072007000300010&lng=es

29. Barbán Hernández GT. Eficacia de la terapia floral en pacientes vinculados a síntomas de estrés. Psicología. 2011 [citado 5 Abr 2013]. Disponible en: http://www.psicologia-online.com/articulos/2011/03 /eficacia-de-la-terapia-floral-en-pacientes-vinculados-a-sintomas-de -estres.shtml

30. Cárdenas Oliva D. Empleo de las esencias florales de Edward Bach en tratamiento de adolescentes. ­­­­­­___ [citado 5 Abr 2013]. Disponible en: http://www.monografias.com/trabajos90/empleo-esencias-florales-edward -bach/empleo-esencias-florales-edward-bach.shtml

31. Mondéjar Barrios MD, Zamora Ramírez T, Pérez Román E. Tratamiento con terapia floral de Bach y homeopatía a fumadores del Policlínico Norte de Morón. Mediciego. 2012 [citado 5 Abr 2013];18(1). Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/mciego/vol18_supl1_2012/articulos/t-7.html

32. Rueda Macías NM, Poll Pineda JA, Ramos Hernández L, Poll Rueda A. Terapia floral como modalidad terapéutica en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Medisan. 2012 [citado 7 Abr 2013]; 16(10):1533-19. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1029-30192012001000008&lng=es

33. Yanes Calderón M, Alfonso Orta I. Terapia floral: una alternativa de tratamiento para la mujer de edad mediana. Rev Cubana Med Gen Integr. 2005 [citado 7 Abr 2013];21(1-2). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252005000100008&lng=es

34. Padilla Docal B, Jay Mengana LM, García Elena N, Dorta Contreras AJ. Terapia floral y climaterio femenino. Rev Cubana Plant Med. 2006 [citado 7 Abr 2013];11(3-4). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1028-47962006000300007&lng=es

35. Callís Fernández S. Terapia floral de Bach en niños con manifestaciones de hiperactividad. Medisan. 2011 [citado 7 Abr 2013]; 15(12):1729-35. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1029-30192011001200007&lng=es

36. Armstrong N, Ernst E. A randomised, double-blind, placebo-controlled trial of a Bach Flower Remedy. Perfusion. 1999;11:400-6.

37. Walach H, Rilling C, Engelke U. Efficacy of Bach-flower remedies in test anxiety: a double-blind, placebo-controlled, randomized trial with partial crossover. J Anxiety Dis. 2001 [citado 7 Abr 2013];15(4):359-66. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/S0887-6185(01)00069-X

38. Pintov S, Hochman M, Livne A, Heyman E. Bach flower remedies used for attention deficit hyperactivity disorder in children -a prospective double blind controlled study. Eur J Paediatrics Neurol. 2005 [citado 7 Abr 2013];9:395-8. Disponible en: http://www.ejpn-journal.com/article/S1090 -3798%2805%2900108-X/fulltext

39. Oliff HS. Bach flower remedy ineffective in clinical trial on university students taking exams. Perfusion. 2000;12:440-6.

40. Ernst E. Bach flower remedies: a systematic review of randomised clinical trials. Swiss Medical Weekly. 2010 [citado 7 Abr 2013];140:w13079. Disponible en: http://www.smw.ch/content/smw-2010-13079

41. Thaler K, Kaminski A, Chapman A, Langley T. Bach flower remedies for psychological problems and pain: a systematic review. BMC Complementary Alternative Med. 2009 [citado 7Abr 2013];9:16 doi:10.1186/1472-6882-9-16. Disponible en: http://www.biomedcentral.com/1472-6882/9/16

42. Smith K. Homeopathy is unscientific and unethical. Bioethics. 2012 [citado 7 Abr 2013];26(9):508-12. Disponible en: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1467-8519.2011.01956.x/full

43. Rojas Ochoa F. La publicidad comercial de medicamentos también es corrupción. Rev Cubana Salud Pública. 2012 [citado 11 Abr 2013]; 38(4):500-1. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662012000400001&lng=es

44. Estévez E. Esta discusión es primero ética que científica. Debate sobre MNT. Revista Juventud Técnica. 2012 [citado 11 Abr 2013]. Disponible en: http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/revsalud /17._esta_discusion_es_primero_etica_que_cientifica.pdf

45. Bunge M. Filosofía para médicos. Barcelona: Gedisa; 2012.

46. May RM. Opinion piece: Science as organized skepticism. Philosophical Transac Royal Soc A. 2011 [citado 11 Abr 2013];369:4685-9. Disponible en: http://rsta.royalsocietypublishing.org/content/369/1956.toc

47. Morejón O, Linares F, Celorio SM. Socorrismo y medicina tradicional y natural. Cap 8. En: Navarro VR, Falcón A, editores. Manual para la instrucción del socorrista. Rodas: Ediciones Damují; 2007 [citado 11 Abr 2013]. Disponible en: http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/urgencia /8socorris.pdf

48. Cruz Torres M. La terapia floral de Bach. Medisan. 2000 [citado 11 Abr 2013];4(4):68-74 Disponible en: http://www.bvs.sld.cu/revistas/san/vol4_4_00/san12400.htm

49. Pérez Calleja N, Sotolongo Díaz D, Alejo Batista Y, Martín Pérez A. Utilidad de la terapia floral de Bach en las piodermitis no complicadas. Mediciego. 2010 [citado 11 Abr 2013];16 Supl 1. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/mciego/vol16_supl1_10/articulos/t-12.html

50. Mahía Vilas M, Ramos Morales LE, Quintela Pena AM, Hernández Carretero J. Efecto de la terapia floral sobre algunos factores de riesgo en pacientes diabéticos tipo 2. Convención de Salud ,Cuba Salud 2012; 2012 Dic 3-7. La Habana: Convención; 2012 [citado 11 Abr 2013]. Disponible en: http://www.convencionsalud2012.sld.cu/index.php/convencionsalud/2012 /paper/view/2195/904

51. Organización Mundial de la Salud. Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 20022005. Ginebra: OMS; 2002 [citado 11 Abr 2013]. Disponible en: http://apps.who.int/medicinedocs/en/d/Js2299s/8.html

52. Roque Maciques A, Pérez Méndez D. VIDATOX® 30CH, una esperanza para la vida. Revista Labiofam. 2011 [citado 11 Abr 2013];3. Disponible en: http://revistas.labiofamcuba.com/articulo/vidatox%C2%AE-30ch-una -esperanza-para-la-vida.html

53. Martín M. Contra el cáncer de la subestimación. Juventud Rebelde. 9 julio de 2012 [citado 11 Abr 2013]. Disponible en: http://www.juventudrebelde.cu/cuba/2012-07-09/contra-el-cancer-de-la -subestimacion/

54. Bustamante V. Más producción de Labiofam para control antivectorial. Revista Digital Cubahora. 27 diciembre 2011 [citado 11 Abr 2013]. Disponible en: http://www.cubahora.cu/ciencia-y-tecnologia/mas -produccion-de-labiofam-para-control-antivectorial#.UUXoaoM6SQk

55. Armas I. Eficacia del medicamento cubano Vidatox contra el cáncer. Radio Nuevitas. 9 Noviembre 2011. Disponible en: http://www.radionuevitas.icrt.cu/index.php/ultimas-noticias/noticias-cuba/9714 -eficacia-del-medicamento-cubano-vidatox-contra-el-cancer.html

56. Riverón Garrote M, Campistrou JL, Cruz O. Abordaje homeopático de diferentes afecciones en atención primaria de salud. Rev Cubana Med Gen Integr. 1997 [citado 11 Abr 2013];13(2):189-94. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864 -21251997000200015&lng=es

57. Campistrous JL, Riverón M, Pérez R. Tratamiento homeopático de la hepatitis. La Homeopatía de México. 1997;66(588):69.

58. Pérez M, Lourdes Acosta L, Campistrous JL. Integración de las prácticas de la medicina tradicional y natural al sistema de salud. s/f [citado 11 Abr 2013]. Disponible en http://www.ideassonline.org/innovations/brochureView.php?id=14&lang=esp

59. Riverón Garrote M. La homeopatía como estrategia terapéutica. Resumed. 2001 [citado 11 Abr 2013];14(1):5-9. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/res/vol14_1_01/res02101.htm

60. Colín JR. Nodegrip un producto homeopático utilizado en la isla de Cuba durante la pandemia de influenza a H1N1. Enfermería Avanza (Blog). 2012 [citado 11 Abr 2013]. Disponible en: http://enfeps.blogspot.com/2012_07_01_archive.html

61. Riverón Garrote M. Cinco preguntas sobre homeopatía. Rev Cubana Med Gen Integr. 1997 [citado 11 Abr 2013];13(3):289-91. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864 -21251997000300012&lng=es

62. Rizza E. Samuel Hahnemann: a mystical empiricist. A study of the origin and development of the homeopathic medical system. MedicinaNeiSecoli. 1994 [citado 11 Abr 2013];6(3):515-24. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11620590

 

_________________________

a Anticipada en la sección "Primero en la Web"de su sitio en Internet desde mediados de marzo de 2013. Disponible en: http://revsalud.sld.cu

b Concretamente, la demanda concernía al Oscillococcinum (antigripal), el Arnicare (analgésco), Chestal (contra la tos), al Coldcalm (para el resfriado en niños) y Chestal Cough Syrup (para combatir la tos).

c Algunos de los títulos son: "El Sendero del Mago", "Iluminación", "Un ángel se acerca", "Dios: una historia de revelaciones" "Vida después de la muerte" y "Curación cuántica".

d Cualquier estudiante universitario de física sabe que el agua es diamagnética. No es atraída, sino repelida por los campos magnéticos. O sea, simplemente, no se puede magnetizar. Tal condición pueden alcanzarla sólo algunos sólidos con propiedades muy específicas.

e Tal es el caso del Tercer Congreso Nacional de la Sociedad Cubana de Medicina Bioenergética y Naturalista realizado en 2012 en nuestro país, al igual que había ocurrido en el congreso anterior de 2010.

f Disponible en: http://www.sld.cu/sitios/mednat/

g Disponible en: http://www.labiofam.cu/productos/vidatox-30ch.html donde la afirmación en cuestión podía leerse el 20 de marzo de 2013.

 

 

Recibido: 15 de abril de 2013.
Aprobado: 10 de mayo de 2013.

 

 

Francisco Rojas Ochoa. Escuela Nacional de Salud Pública. Calle 100 No. 10132 e/ Perla y E, Altahabana, Boyeros. La Habana, Cuba.
Dirección electrónica: rojaso@infomed.sld.cu

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2014 Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-Compartir Igual 4.0 Unported

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.